Bases de la redacción SEO

con No hay comentarios

La redacción de buen contenido es completamente necesario en todas las páginas web, aunque en realidad esta oración es un poco ambigua. Una buena redacción es agradable y útil para el usuario, pero también busca posicionar la web en los puestos altos de los buscadores. Esto es lo que se le conoce como escritura SEO.

Poco a poco los parámetros de Google han ido cambiando y se han refinado otros. El ejemplo más claro es que hasta hace un par de años, la repetición casi infinita de palabras clave y la generación de contenidos diferentes para sus variaciones. Entonces, se procedía utilizando muchísimas palabras clave sumamente parecidas.

Y desde hace unos años, el posicionamiento en Google se ve afectado por la coincidencia de las palabras claves exactas, junto con los sinónimos, variaciones y la relación otras palabras. Es lo que se conoce como la búsqueda semántica, y fue uno de los grandes cambios de la escritura SEO que hubo que implementar rápidamente.

Por otro lado, Google incorporó inteligencia artificial a sus algoritmos de detección de páginas web para que sus lecturas sean más precisas, aparte de que tienen un sistema de aprendizaje. Esto sucedió en el 2017, y desde entonces se ha vuelto muy difícil engañar al buscador, pero sí se han desarrollado nuevas bases para el SEO que ahora hay que  implementar siempre.

Temas basados en las palabras clave convenientes del sitio

Antes que nada, cada administrador de página web debe saber cuáles son las palabras clave con más impacto en su sitio. Esto no es algo que se pueda ver directamente en el SEO, sino a través de herramientas online. La más usada en su versión gratuita es el planificador de palabras clave de AdWords, que es de la propia Google.

Sin embargo, pronto este tipo de herramientas se queda corto porque sus funciones son limitadas o no muestran toda la información completa. Sirven para tener una buena guía, pero para avanzar hace falta tener un abanico de herramientas digitales específicas de SEO para analizar el sitio web propio y la competencia.

Ahora, las palabras convenientes del sitio no son necesariamente las que tienen más búsquedas. Es un factor que influye bastante, pero se vuelve difícil de trabajar si tienen demasiados resultados en la competencia. La idea sería buscar una que posicione bien las páginas del portal, pero no tanto las de otras marcas.

Investigar a la competencia

Después de escoger al menos 10 palabras clave, tienes que buscarlas en Google para estudiar la competencia. Los primeros 5 o 10 resultados orgánicos de cada una de ellas son los referentes más fuertes en el área, o al menos para el buscador. Aquí es cuando entra en juego lo de que la escritura SEO es la que considera mejor Google, y no es necesariamente buena.

Entonces, hay que ver el tipo de contenido que tienen las páginas de la competencia. Puede ser algunas palabras tengan más vídeos, imágenes o textos que otras, y no está de más considerar este tipo de contenido para el sitio propio. En cuanto a los textos, hay que ver cuántas palabras tienen en promedio y la calidad del contenido. Sin duda, para apuntar al primer lugar tienes que dar una respuesta mejor que ese grupo de páginas.

Escribir para personas

Las palabras clave son la guía de la escritura SEO, pero siempre se deben integrar de una forma natural. Los textos deben ser agradables de leer para los usuarios, y no ser únicamente una fórmula secreta de búsqueda para que Google los ubique y rankee en una buena posición. Es una cuestión de trabajar ambos aspectos a la vez.

Entonces, un buen escritor de contenido SEO utiliza las palabras clave a medida que las vas necesitando mientras escribe el texto. Es un proceso natural, en el que sí hace falta tener una conciencia de que hay que emplearlas. La práctica es lo que hace que esto suceda rápidamente, y no ninguna otra cosa.

Hay que escribir pensando siempre que hay un lector al otro lado de la pantalla. Los lectores tienen expectativas e intenciones al hacer las búsquedas, y el redactor debe ofrecer algo que sacie estos deseos. De acuerdo con esto, el contenido puede tener un tono formal o ser algo más cercano, para empezar.

También se toma en cuenta la extensión del contenido. Si bien hay un mínimo de palabras para que Google pueda indexar la página, el lector necesita también ese mínimo para empezar a creer que la página es una referencia en el sector, e incluso podría haber esperado encontrar una infografía. El punto es responder de forma empática y precisa a su pregunta.

Es un trabajo que requiere bastante experiencia para empezar a ser significativo. Es por ello que toda agencia de marketing digital tiene un departamento de redacción especializado en la escritura SEO. En él, los escritores aprenden continuamente cómo mejorar su estilo de redacción y crean contenido acorde a cada caso.

Deja un comentario