Claves para abrir un restaurante

con No hay comentarios

Montar una empresa es una decisión bastante difícil de tomar porque tiene muchas complicaciones desde la concepción de la idea hasta llevarla a la realidad. Desde el mismo momento en el que se tiene el producto o servicio que se va a vender, el negocio queda preestablecido y es demasiado difícil cambiar de nicho.

Hay unos que son más rentables que otros, aunque casi siempre el nivel de la rentabilidad va de la mano del nivel de riesgo. No se aplica a todos los casos porque igual existen nuevos nichos que explotar y los que han ido ganando bastante fama porque al fin se dieron las condiciones ideales o surgió algún evento.

Entre estas oportunidades de negocio está el nicho de la gastronomía. Actualmente la esfera gastronómica está en pleno auge, y muchas personas desean sumarse a la ola. Es un negocio bastante diferente a cómo se llevan los demás, así que es normal que surjan dudas de los pasos a seguir para que el proyecto resulte como estaba pensado desde el principio.

Ya de por sí, llevar un negocio es una tarea complicada que requiere de orientación apropiada para no caer en el ensayo y error, que es costoso en tiempo, dinero y esfuerzo. Por este motivo, nunca está de más seguir los consejos e indicaciones de las personas que ya pasaron por estos procesos. Incluso si no está directamente relacionado, las bases son las mismas, así que vale la pena informarse todo lo posible.

El menú del restaurante

La comida es el punto de los restaurantes, por lo que la calidad de lo que se prepara influye muchísimo en el negocio. Los ingredientes que se usan para prepararla deben ser de la mejor calidad que pueda pagar el presupuesto, de manera que el cliente reciba un plato cada vez con el mejor sabor.

Los proveedores de los ingredientes tienen que ser muy responsables con los productos que ellos mismos adquieren. Lo recomendable es buscar uno que cultive por su propia cuenta lo que vende, aunque no es algo indispensable. Lo que sí es necesario en todas las ocasiones es que siempre tenga el inventario, que sea puntual con las entregas y que permita tener plazos de pago que se adapten a las necesidades del negocio.

Es importante estar en buenos términos con los proveedores, es decir, sin ninguna deuda. A veces puede ser que incluso con los cómodos plazos de pago no puedas pagarle a tiempo, pero esto implica una mancha en la relación laboral o directamente perderlo. Así que es mejor conseguir un crédito rápido sin documentación si llegara a pasar esta situación.

Por otro lado, el menú debe ser coherente e identificar la marca. Las bases están en el tipo de restaurante, pero es mejor si el local tiene algunas cosas que son típicas del sitio nada más. Es una manera de darle un poco más de fuerza a la imagen de la marca.

Aunque también viene bien hacer cambios en la carta cada tanto tiempo. Puede ser reemplazarla cada temporada o rotar algunos platos, pero se debe escoger algunos platos estrellas que se mantengan fijos.

Ofrecer el mejor servicio

Ir a un restaurante es una experiencia completa, no es sólo ingerir la comida. El trato hacia el cliente debe ser acorde a su posición como tal. El personal debe velar porque se atienda correctamente a cada cliente, estar pendiente de satisfacer sus necesidades y hacer que disfruten de la experiencia.

La formación del equipo es fundamental en este aspecto. Incluso si hay personas que ya habían trabajado en ese puesto, hace falta que pasen por un entrenamiento porque cada sitio es diferente, y quizás algunas cosas de la metodología cambien. La rotación del personal es un poco perjudicial porque implica gastar tiempo y dinero en la capacitación.

La limpieza del lugar

Está muy mal visto que un restaurante no está completamente limpio, lo que se una razón perfectamente válida para que un cliente decida no volver a visitarlo. El local tiene que estar impecable, al  igual que el equipo debe tener una higiene personal perfecta. Una buena vestimenta, una presencia acorde al puesto y tener maneras agradables son un buen gancho para mantener a los clientes satisfechos y atraer a nuevos gracias al boca a boca.

La eficiencia de cara al público

Un restaurante es un negocio un poco particular porque el cliente vive de primera mano qué tal le va. La deficiencia en la organización y la parte admministrativa del local son factores bastante obvios para los comensales incluso si no los ve directamente ni sabe del tema.

Por ejemplo, el cliente se va a ver afectado para mal si quiere pedir diferentes platos y no se pueden hacer por falta de ingredientes de calidad. Entonces, son negocios bastante difíciles de llevar si llegan a pasar por una crisis. Afortunadamente, hay opciones como préstamos online para que el cliente no sufra las consecuencias.

Deja un comentario