El encanto de las pastelerías industriales de Madrid

con No hay comentarios

 

 

Cuando paseas por Madrid, hay muchos sitios y múltiples esquinas donde a tus ojos les apetece posarse. Porque no nos engañemos: una gran ciudad es una gran ciudad; y, ya seas oriundo de ella o no, siempre enamora. Por eso, ir por el centro de Madrid es siempre un placer, como también lo es acudir a alguno de los diversos eventos internacionales que tienen lugar a lo largo del año, ya sean espectáculos musicales, obras de teatro o deportes varios. Sin embargo, la Madrid más «oculta», por así decirlo, también es encantadora; es decir, la capital de las calles y las callejuelas menos transitadas que las avenidas principales. Es ahí donde, quizás queriendo o, tal vez de casualidad, nos podemos encontrar con las tiendas y los locales más hogareños y más artesanales. En Madrid hay de todo, desde supermercados y tiendas de cómics, hasta lugares donde puedes comprar accesorios de brujería. Sin embargo, vayámonos a algo que a casi todos nosotros nos gusta: las fábricas de pastelería. Lo sé, se te acaba de hacer la boca agua, ¿no?

 

Una fábrica de pastelería siempre huele a dulce y sus escaparates están decorados con los pasteles, las tartas y las galletas más elaboradas y estéticas del mundo gastronómico. Por supuesto, hay un sinfín de pastelerías industriales de Madrid y, todas ellas tienen algo en común: no hay dos iguales. Porque cada repostero artesano madrileño tiene su propio estilo a la hora de hacer una tarta de merengue sencilla; porque cada cual le pondrá cierta cantidad de azúcar o de harina, pero siempre será su «toque personal». En cualquier caso, merece la pena hacerse una ruta madrileña en la búsqueda de estas pastelerías; porque, al margen de la época del año que sea, nuestros antojos de dulces son cíclicos y no suelen desaparecer nunca del todo. Además, siempre hay un motivo. Por ejemplo, en Halloween, una fiesta cada vez más asentada en la cultura española, las galletas de temática de terror o los pasteles de calabazas triunfaban. ¿Y ahora? Ahora se acerca la Navidad. ¿Quién tiene ganas de un delicioso roscón de Reyes?

Dejar un comentario