Tres beneficios psicológicos de viajar

con No hay comentarios

Viajar es una de las cosas más maravillosas que existen. Vivir otras culturas, conocer otras ciudades y comer distintas comidas son cosas que tienen automáticamente la capacidad de hacernos felices. Un viaje puede cambiar nuestras vidas para mal o para bien, aunque casi siempre están enfocadas en el segundo.

 

Aunque tristemente viajar está en una de las prioridades menos importantes, poder hacerlo forja recuerdos tan valiosos que los conservamos ante toda adversidad. Además ¿A quién no le hace bien disfrutar de un break de la vida en un lugar apartado de nuestra rutina?

 

Si aún no estás convencido de que en estas vacaciones debes viajar lejos de tu ciudad, pon atención a estos beneficios que el viaje le da al ser humano.

 

Reduce el estrés y la ansiedad

El estrés es el asesino silencioso del siglo XXI. Las exigencias laborales, la universidad, el tráfico, el transporte público, todas esas son cosas que pueden ocasionar terribles niveles de estrés a cualquier adulto promedio, y el estrés a su vez es causante de muchas enfermedades terribles que cobran millones de vidas al año.

 

Imagina que por un momento puedes apagar esa rutina y dedicarte exclusivamente a asolearte en una playa del caribe, disfrutando de un manjar marino como lo es el pescado frito. ¿No te sientes más relajado ahora?

 

Fomenta la empatía

El cambio de escenarios y el hecho de sumergirse en una cultura completamente distinta a la de tu país, permite que te pongas en los zapatos de las personas que transitan ese lugar día a día.

 

Al momento de comer sus platos típicos, pasear por sus calles o tomar el taxi en sus esquinas, estarás entendiendo problemas, suertes e infortunios que el otro no tuvo que contarte para que los descubrieras. Volverás a casa con una perspectiva más amplia, y por supuesto… muchísimas fotos que subir a las redes sociales.

 

Lleva al autodescubrimiento

Hay quien cree que la mejor forma de realizar la introspección es sacándonos de nuestra zona de confort. Puede que un lugar nuevo nos lleve a la relajación, la satisfacción y la felicidad, tres sentimientos clave para descubrir la mejor versión de nosotros. Por lo tanto, realizar un viaje nos lleva al autodescubrimiento, y sin necesidad de que este recorrido sea a un templo budista en Nepal.

 

El autodescubrimiento puede darse en cualquier sitio: en el carnaval de Río, en una playa de Margarita, en un coche en un viaje por carretera hacia otra ciudad, en una posada en algún pueblo montañés.

 

Si ya tomaste tu decisión te recomendamos contar con expertos en viajes, la empresa de transporte dcptour.com es una buena opción para este fin.

 

Dejar un comentario