Lo que implica tener una tienda online

con No hay comentarios

Es probable que te hayas planteado empezar una tienda online, aunque no sepas exactamente lo que significa. Conseguir información al respecto a veces es confuso porque suele ser bastante vaya, y no explica el trabajo que hay detrás de la tienda. Es importante tener claro esto ya que no todo se hace de forma automática, a pesar de que haya herramientas que ayudan con parte del proceso.

Hay que pensar que cualquiera puede comenzar una tienda online, y no solo las personas que ya poseen una tienda física. De hecho, es normal que emprendedores opten por vender productos hechos por sí mismos a través de este medio después de haberse reinventado debido a la crisis.

La ventaja que tiene una tienda online es que suele ser más fácil combinar una afición con las ventas porque implica menos trabajo en general si se gestiona bien. Además, es la oportunidad perfecta para que las personas ganen dinero extra sin tener que invertir tanto dinero, sino que a veces incluso préstamos rápidos y fáciles son suficientes.

Las tareas del dueño de la tienda online

Cada tienda tiene necesidades diferentes, y los dueños pueden adoptar diferentes modelos de negocio según sus gustos y disponibilidad de tiendo, aunque sí existen tareas básicas que todos deben llevar a cabo. Lo bueno es que las partes están bastante diferenciadas, pro lo que la gestión se simplifica.

  • Gestionar el stock. Es importante que en la página tengas disponibles el mismo número de productos que tienes en el inventario, y que éste cubra las suficientes unidades para satisfacer la demanda. Además, debes contabilizar cada producto dentro de la propia página porque en ocasiones los clientes se llevan más de una unidad a la vez.
  • Dar de alta y baja los productos. Para dar de alta tienes que publicar en la tienda una imagen acompañada de la descripción de cada producto y su precio, y colocar la información es las categorías correspondientes junto con sus filtros. Es recomendable que sea una fotografía profesional real porque genera más confianza. También te toca quitar de la tienda lo que ya no estás vendiendo.
  • Gestionar los pedidos. Es la parte más delicada, aunque sigue siendo sencilla. Tienes que revisar con regularidad los avisos de los pedidos, preparar la caja y contactar con la empresa de transporte para que haga el envío. Lo clientes son bastante exigentes en este aspecto, así que es importante hacerlos sentir seguros entregando a tiempo.

Deja un comentario