La seguridad y el confort de las villas de Menorca

con No hay comentarios

La situación de confinamiento a medias a la que nos tiene abocados la pandemia de la COVID-19 está pasando factura a nuestra salud mental. Si bien nos sentimos seguros en casa, echamos de menos nuestros hábitos sociales y nuestra movilidad; y de cara al esperado y deseado permiso de trabajo que estamos deseando obtener, sea para la época estival o para cuando nos lo podamos permitir, empezamos a pensar si será posible disfrutar de unas buenas y merecidas vacaciones en algún lugar de ensueño y provisto de costa. Por ejemplo, Menorca, una isla que, con sus calas de arena blanca y sus espacios naturales, invita a la desconexión que nuestra cabeza necesita.

Pero, en realidad, podemos fantasear con unas vacaciones en Menorca a lo largo de 2021, y podemos hacerlo sin miedo al contagio. Es la principal ventaja que ofrecen ahora mismo, y entre otras muchas, las casas en Menorca. Sí, en la isla existen alojamientos tradicionales, como apartamentos y hoteles; pero actualmente, si tenemos miedo real de cruzarnos con personas desconocidas, tal vez no sean los más adecuados. Al fin y al cabo, darse un baño en una persona abarrotada de personas no es lo mejor que podemos hacer ahora para sentirnos tranquilos. Pero ¿y bañarnos en una piscina que alquilemos solo para nosotros?

Las villas de Menorca tienen la ventaja inmejorable de ser casas, hogares, que alquilamos solo para nosotros y para quien nos acompañe. Son espacios interiores con sala de estar y dormitorio, pero también áreas de descanso exteriores que a menudo incluyen terraza, barbacoa y, por supuesto, una piscina rodeada de metros, tal vez kilómetros, de césped y vegetación. Esto significa que, en cuanto a alojamiento, el alquiler de casas en Menorca se presenta sin duda alguna como el más seguro posible, y por lo tanto es posible tener unas vacaciones sanitariamente seguras.

Además, también son viviendas que ofrecen el encanto estético y tradicional de la arquitectura menorquina. Es decir, paredes níveas, tejados rojos y sensación de hogar. En resumen, en ellas podemos tener el rato de confort que necesitamos para seguir afrontando la situación actual.

Deja un comentario