La cuenta inteligente y la automatización financiera

con No hay comentarios

Si miramos a nuestro alrededor en nuestro hogar, en nuestro espacio de trabajo o al salir a la calle, veremos que nos envuelve una realidad tecnológica y social cada vez más evidente y asentada en nuestro universo cotidiano: la automatización.

En todas partes encontramos oficinas o servicios públicos, como los bancos, que cada vez con más frecuencia disponen de tecnología electrónica con conexión a internet que nos permiten realizar todo tipo de trámites y pagos financieros. Incluso los restaurantes franquiciados más internacionales empiezan a sustituir la labor de los pedidos de sus empleados por máquinas táctiles mediante las cuales cualquier cliente puede hacerlo sobre la marcha.

En el ámbito económico y bancario, que acabamos de mencionar, esto no es una excepción. Por ejemplo, los préstamos online al instante son una realidad desde hace ya unos años, y son en esencia préstamos que podemos solicitar a través de internet y en un sitio web.

Por otro lado, las cuentas bancarias tradicionales están empezando a desaparecer, incluyendo aquellas que ya de por sí estaban informatizadas. Hoy en día se está empezando a abrir paso en nuestras vidas el concepto de cuenta bancaria inteligente. Antes de explicar qué es y cómo funciona, conviene hacer especial mención del nuevo uso semántico del adjetivo «inteligente» como sinónimo de «inteligencia artificial».

Dicho lo cual, podemos aseverar que una cuenta bancaria inteligente es una cuenta corriente cuya interfaz ha sido diseñada para recordar y predecir las acciones financieras de sus usuarios en función de su tipología concreta. Por eso decimos que es una inteligencia creada informáticamente y, por supuesto, virtualizada.

Una cuenta inteligente no solo nos informa de nuestras finanzas, sino que nos propone, entre otras cosas, alternativas de ahorro, o establece comparativas de clientes cuyo perfil se asemeje al nuestro.

Quizá en un futuro veamos esta clase de interfaz inteligente aplicada a todos los servicios digitales existentes. ¿Podremos hacer uso de un simulador de créditos inteligente que nos proponga tipos de préstamo en función de nuestras necesidades? De momento tal vez no, pero parece una realidad futura cada vez más posible y más cercana en el tiempo.

Deja un comentario