Trámites y obligaciones de participar en mesa electoral

con No hay comentarios

Durante cualquier período de elecciones español, cualquiera de nosotros sabe que puede ser elegido para participar en una mesa electoral.

Al fin y al cabo, todos nosotros formamos parte del entramado político y social español, y a todos nos afectaría el hecho de que tal o cual partido gane las elecciones. Por lo tanto, lo más inmediato y sencillo que podemos hacer es votar y, si nos toca, presidir las mesas electorales para ayudar a cualquier persona que desee hacerlo.

Antes de saber cómo se escoge a alguien en este inevitable sorteo, es imprescindible saber cuál es la estructura de una mesa electoral.

Conocer a fondo la estructura interna de cualquier trámite o acto que llevemos a cabo, como pagar impuestos o pedir créditos rápidos en internet, es el primer paso necesario para saber después cuándo y de qué manera debemos actuar. Una mesa electoral se compone de una presidencia y dos vocales.

Los requisitos mínimos de la persona que ejerza dicha presidencia es la adquisición de unos estudios mínimos en Bachillerato o alguno equivalente, y los elegidos deberán tener menos de 70 años y formar parte de la población alfabetizada.

La elección, como antes hemos adelantado, se realiza mediante un sorteo público en los Ayuntamientos de cada zona. A estas personas se les notificaráa posteriori su elección tres días después de la realización del sorteo, y además se les envía un manual de instrucciones que les permitirá ponerse al día sobre sus obligaciones políticas el día señalado.

Evidentemente, y por mucho que la participación en mesa electoral sea una obligación ineludible salvo por motivos de fuerza mayor, no siempre es agradable realizar un acto que no ha sido tomado por decisión propia.

Al fin y al cabo, podemos voluntariamente solicitar minicréditos de WannaCash.es, pero no ser un responsable activo en las elecciones.

Por eso, los ciudadanos y ciudadanas elegidas obtienen algunos derechos, como una reducción de su jornada laboral a 5 horas el día siguiente, la recepción de una dieta y la protección absoluta por parte de la Seguridad Social. Un plus que, en cierto modo, gratifica nuestra obligación.

Deja un comentario