Lentes progresivas, ventajas, desventajas y precios

con No hay comentarios

Tenemos dos ojos para toda la vida y esta afirmación es una realidad indiscutible. Es necesario que cuidemos nuestra vista, evitando aquello que daña nuestros ojos, así como asistir a revisiones periódicas al oftalmólogo a objeto de controlar nuestra visión y, en caso de padecer algún defecto visual, presbicia, miopía, hipermetropía… recurrir al uso de gafas o lentillas, siempre bajo el auspicio y asesoramiento del médico especialista en oftalmología.

En general, las lentes progresivas están indicadas para aquellos casos en los que hay más de un defecto visual, por ejemplo, presbicia y miopía, astigmatismo, hipermetropía.

Los cristales se gradúan en función del defecto de visión, de hecho, se llaman lentes progresivas porque la parte alta del cristal responde a distancias largas, la parte baja para distancias cortas y la parte del medio para distancias medias. La gran ventaja de las gafas progresivas es que el usuario no tiene que ir cambiando de gafas, según tenga que ver de lejos o de cerca; con un único par de gafas, es suficiente, como si de nuestros propios ojos se tratara. 

No obstante, las gafas progresivas tienen dos inconvenientes, uno es la adaptación y el otro, el precio. Para el primer contratiempo, lo más aconsejable es utilizarlas poco a poco e ir alargando el tiempo que las llevamos puestas, al final, nos acostumbraremos y los mareos desaparecerán. En relación al tema económico, su precio es alto y según la situación familiar, no se lo pueden permitir de otra manera que recurriendo a la financiación. Su precio oscila entre los 350 € y los 1000 € o, incluso más, todo depende de la calidad de los cristales, la graduación y el modelo de montura.

Si tenemos que llevar gafas progresivas y no disponemos de dinero suficiente, la opción más fácil y rápida de financiarlas de forma cómoda y sin tener que presentar más y más documentación, nóminas, aval, etc, es por medio de los préstamos online rápidos, un producto financiero destinado a facilitar pequeñas cantidades de dinero, hasta 800 € suele ser la cantidad máxima, para solventar gastos como el que, en esta ocasión, nos ocupa.

Incluso, aun cuando hayamos atravesado circunstancias complicadas económicamente hablando, que hayan expuesto nuestro nombre en la lista de morosos, podemos dar con financieras privadas que aceptan solicitudes de préstamos con asnef. A través de un comparador de créditos, podemos seleccionar aquellas que sí aprueban créditos asnef.

Si necesitamos unas lentes progresivas, como cualquier circunstancia extra que afecte a nuestra salud y, teniendo en cuenta que nuestro bienestar y salud es lo primero, siempre habrá una u otra alternativa que supla la falta de disponibilidad económica.

Dejar un comentario